Por Mercy Benzaquen 7/8/2015

puerto ricoA kilómetros de distancia Grecia y Puerto Rico enfrentan un mismo problema: una crisis económica que probablemente no se resolverá pronto.

Ambos han sido los protagonistas del mundo en las recientes semanas, y no es por las mejores razones. El gobernador de Puerto Rico anunció el 30 de Junio que el estado no podrá pagar su deuda de 72,000 millones de dólares.

Por su lado, en un referéndum que se llevó a cabo el 5 de Julio, el pueblo griego respondió con un rotundo NO a la última oferta hecha por sus acreedores (Comisión Europea, Banco Central Europeo  y el Fondo Monetario Internacional), rechazando así las nuevas medidas de austeridad propuestas a cambio de ayuda financiera.

La comparación entre ambas crisis es inevitable, y ha sido evidente en los numerosos titulares de prensa internacional refiriéndose a Puerto Rico como la Grecia de América. Sin embargo, existen diferencias importantes en las opciones que tienen los territorios para recuperar sus economías.

La crisis de ambos se desarrolló de una manera desenfrenada, por lo que es ahora imposible el pago de sus deudas. Tanto Grecia como la isla puertorriqueña han sido víctimas de corrupción por parte del gobierno y de un desastroso manejo de sus economías. A la misma vez, estos territorios no han podido recurrir a la devaluación de sus monedas a conveniencia, pues Grecia se encuentra atada al Euro de la Unión Europea  y Puerto Rico al Dólar de los Estados Unidos.

Es importante recalcar que la deuda puertorriqueña es significativamente inferior a la del país europeo. Grecia, sin embargo, puede decidir cómo manejar el problema (lo que fue evidente en el pasado referendum), mientras que Puerto Rico depende de la Justicia Federal de los Estados Unidos.

La creciente crisis en Puerto Rico se ha ilustrado en la pobreza de la isla y las grandes olas de inmigrantes buscando nuevas oportunidades en otras partes de los Estados Unidos. La isla no tiene la posibilidad de declararse en bancarrota, ya que no es un estado si no un territorio estadounidense. El poder de recuperar la economía de la isla está en las manos del Congreso. Hillary Clinton, Jeb Bush, y Martin O´Malley abogan que el Congreso permita a la isla reestructurar sus deudas según el Capitulo 9 de la ley de quiebras.

Grecia está más cerca de una solución concreta, aunque una de las alternativas pudiese resultar en su salida de la Unión Europea. Este jueves el país griego debe entregar sus nuevas propuestas para prolongar el plan de rescate económico y será el día domingo, en una reunión de los 28 miembros de la Unión Europea que se decidirá el destino del país.

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *